El mercado de la construcción civil necesita, año tras año, soluciones eficientes que atiendan a las normas de calidad y sustentabilidad cada vez más estrictas. Sin las tecnologías adecuadas, es difícil conciliar la eficiencia y el uso racional de recursos. Este es un escenario en el cual se destacan los sistemas de construcción en seco, como los paneles de aislamiento térmico elaborados con espuma rígida de poliuretano (PUR) o de poliisocianurato (PIR).

EL USO DE ESTOS SISTEMAS PERMITE OBRAS HASTA 10 VECES MÁS RÁPIDAS Y REDUCCIÓN DE HASTA 60 % EN CONSUMO DE ENERGÍA GRACIAS AL AISLAMIENTO TÉRMICO, ADEMÁS DE OTRAS VENTAJAS.

Son soluciones relativamente nuevas en Brasil, que atienden a las exigencias de productividad y eficiencia energética, dos de las principales tendencias del sector.

Los sistemas de construcción en seco garantizan velocidad en la construcción, menos residuos, eficiencia energética y más comodidad.

Sistema de montaje y flexibilidad
Los paneles están compuestos por placas que vienen listas de fábrica para ser directamente montadas en la medida exacta de las paredes, con cortes para ventanas y puertas, y con la instalación eléctrica incorporada. Además, las caras pueden ser flexibles (de hoja de aluminio o papel revestido) en ambos lados o elaboradas con otros materiales (como yeso) y con relleno de espuma rígida.

Los componentes son más livianos que para las soluciones tradicionales, lo que reduce entre 70 % y 90 % el peso estructural de la construcción, lo cual crea nuevas posibilidades de proyectos. Otra ventaja es la durabilidad del sistema que permite, por ejemplo, que la pintura dure siete años después de la entrega. Todos estos beneficios cumplen con el 100 % de las normas de reglamentación para edificios en América Latina, razón por la cual los paneles de aislamiento térmico son una alternativa innovadora y versátil para ingenieros, arquitectos y otros profesionales.

Es más económico

En las construcciones convencionales, los residuos, los desperdicios, los costos por gestión de transporte y gastos de almacenamiento encarecen los proyectos.
Con los paneles de PUR o PIR, la generación de residuos es casi nula y no hay necesidad de espacio para almacenamiento, haciendo que la obra sea más segura y limpia.
Este sistema también optimiza hasta un 70 % la fuerza de trabajo, pues no requiere la contratación de diferentes especialistas. Todo esto genera ahorros en el costo final.


Es más sustentable

El montaje de estos paneles también ahorra recursos naturales. El desperdicio de agua, por ejemplo, es una constante en muchas obras. Mediante la tecnología de paneles PUR o PIR, la necesidad de agua es mínima.
El aislamiento térmico es otro diferencial. Las espumas PUR o PIR proporcionan una reducción de hasta 10 ºC en la temperatura interna de las edificaciones, lo que aumenta el confort y disminuye el uso de aire acondicionado. Por ello, el gasto mensual de energía puede ser hasta 73 % menor, lo cual evita emisiones de CO2.


Asimismo, las espumas son impermeables a la condensación, no manchan y se pueden pintar con pinturas a base de PVA y acrílico.